(ir al contenido)

navarra.es

Castellano | Euskara | Fran�ais | English

LEXNAVARRA


Versin para imprimir

Version en euskera

LEY FORAL 2/2011, DE 17 DE MARZO, POR LA QUE SE ESTABLECE UN CDIGO DE BUEN GOBIERNO

BON N.� 60 - 28/03/2011



Prembulo

Desde la entrada en vigor de la Constitucin Espaola, Vnculo a legislacin y del Amejoramiento del Fuero, el ordenamiento jurdico se ha enriquecido con diversas normas que conforman el marco en el que han de actuar los miembros del Gobierno, los altos cargos de las Administraciones Pblicas, los funcionarios pblicos y el resto del personal de las Administraciones Pblicas, incluidos los representantes de las instituciones forales, para ejercer sus funciones de acuerdo al bloque de la legalidad, que garantiza la transparencia, eficacia y dedicacin plena a sus funciones pblicas y evita toda aquella actividad o inters que pudiera comprometer su independencia e imparcialidad o menoscabar el desempeo de sus deberes pblicos.

No obstante, en el momento actual, se hace necesario que los poderes e instituciones pblicas, ofrezcan a los ciudadanos el compromiso de que todos sus representantes en el ejercicio de sus funciones han de cumplir no solo las obligaciones previstas en las leyes, sino que, adems, su actuacin ha de inspirarse y guiarse por principios ticos y de conducta que hasta ahora no han sido plasmados expresamente en las normas, aunque s se inducan de ellas y que conforman un cdigo de buen gobierno.

Se trata, pues, de establecer en dicho cdigo el respeto a una amplia gama de exigencias entre las que se encuentran no solo el cumplimiento de las normas legales o reglamentarias, sino tambin de otras garantas adicionales, que configuran un pacto de los poderes pblicos con los ciudadanos, en torno a los principios de funcionamiento de las instituciones en el seno de la democracia espaola y, en este caso, en el seno de la Comunidad Foral de Navarra.

La elaboracin de este cdigo responde fielmente a las lneas directrices de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmicos (OCDE) y otras organizaciones internacionales, por lo que supone una eficaz poltica de prevencin y gestin de estos conflictos, acorde con experiencias similares adoptadas por otros pases de tradicin y raigambre democrtica.

En tal sentido, y por lo que respecta a la Administracin de la Comunidad Foral, se trata de ofrecer a los ciudadanos un cdigo de buen gobierno, donde se definan y expongan los valores de referencia que han de regir la actuacin de los miembros del Gobierno y de sus altos cargos para responder a las demandas y exigencias de los ciudadanos en cuanto integrantes de la comunidad poltica en la que viven y ofrecer un compromiso slido de respeto, proteccin y fomento de todas las aspiraciones de los individuos en un marco de solidaridad, libertad, justicia y tica en el mismo sentido en el que lo establece la Ley Foral de incompatibilidades de los miembros del Gobierno Vnculo a legislacin.

Los valores de referencia no suponen un repertorio de principios ticos sin trascendencia jurdica alguna. Se trata, por el contrario, de principios inducidos de las normas vigentes en el ordenamiento jurdico, de forma que cada uno de ellos tiene su manifestacin concreta en una norma que prev la consecuencia jurdica de su incumplimiento o cumplimiento defectuoso. Su exigencia, en todo caso, se producir en los trminos previstos en el ordenamiento jurdico, principalmente en la Constitucin Vnculo a legislacin y en la Ley Foral del Gobierno de Navarra y de su presidente Vnculo a legislacin, para los miembros de ste, ampliando su vigencia a los altos cargos de la administracin foral, y representantes institucionales, incluidos los representantes en las entidades locales.

Artculo 1. Norma bsica de conducta.

Los miembros del Gobierno de Navarra, los altos cargos de la Administracin de la Comunidad Foral y los representantes electos de las Entidades Locales de Navarra debern actuar de acuerdo con el Ordenamiento jurdico y respetando el principio de legalidad conforme a los parmetros de conducta de esta Ley Foral as como con los principio ticos que se establecen en la misma.

Artculo 2. Principios ticos.

1. Los miembros del Gobierno de Navarra, los altos cargos de la administracin de la Comunidad Foral de Navarra y los representantes electos de las Entidades Locales de Navarra promovern los derechos humanos y las libertades de los ciudadanos evitando toda actuacin que pueda producir discriminacin alguna por razn de nacimiento, raza, sexo, religin, opinin o cualquier otra condicin o circunstancia personal o social.

2. La adopcin de decisiones perseguir siempre la satisfaccin de los intereses generales de los ciudadanos y se fundamentar en consideraciones objetivas orientadas hacia el inters comn, al margen de cualquier otro factor que exprese posiciones personales, familiares, corporativas, clientelares o cualesquiera otras que puedan colisionar con este principio.

3. Velarn por promover el respeto a la igualdad entre hombres y mujeres y removern los obstculos que puedan dificultarla.

4. No influirn en la agilizacin o resolucin de trmite o procedimiento administrativo sin justa causa y, en ningn caso, cuando ello comporte un privilegio en beneficio de los titulares de estos cargos o su entorno familiar y social inmediato o cuando suponga un menoscabo de los intereses de terceros.

5. Actuarn de acuerdo con los principios de eficacia, economa y eficiencia y vigilarn siempre la consecucin del inters general y el cumplimiento de los objetivos de la organizacin.

6. Sus actividades pblicas relevantes sern transparentes y accesibles para los ciudadanos con las nicas excepciones previstas en las leyes.

7. En todo momento asumirn la responsabilidad de las decisiones y actuaciones propias y de los organismos que dirigen sin perjuicio de otras que fueran exigibles legalmente.

8. Asumirn la responsabilidad de sus actuaciones ante los superiores y no las derivarn hacia subordinados sin causa objetiva.

9. Ejercern sus atribuciones segn los principios de buena fe y dedicacin al servicio pblico y se abstendrn no solo de conductas contrarias a aquellos, sino tambin de cualesquiera otras que comprometan la neutralidad en el ejercicio de los servicios pblicos que tuvieran encomendados.

10. Sin perjuicio de lo dispuesto en las leyes sobre la difusin de informacin de inters pblico, se mantendrn el sigilo, la reserva y la discrecin en relacin con los datos e informes que se conocieran por razn del cargo.

11. Observarn pautas de comportamiento en su accin pblica basadas en la igualdad con el resto de los ciudadanos/as, transparencia, neutralidad en las decisiones y en el servicio pblico y esfuerzo en la formacin, innovacin y dedicacin.

Artculo 3. Principios de conducta.

1. El desempeo de los altos cargos exige la plena dedicacin.

2. El desempeo de cargos en rganos ejecutivos de direccin de partidos polticos, en ningn caso menoscabar o comprometer el ejercicio de sus funciones como responsables pblicos.

3. Garantizarn el ejercicio del derecho de los ciudadanos a la informacin sobre el funcionamiento de los servicios pblicos que tengan encomendados, con las limitaciones que establezcan normas especficas.

4. En el ejercicio de sus funciones extremarn el celo de modo que el desempeo de las obligaciones contradas sea una efectiva referencia de ejemplaridad en la actuacin de los empleados pblicos. Esta ejemplaridad habr de predicarse, igualmente, en el cumplimiento de las obligaciones que, como ciudadanos, les exigen las leyes.

5. Administrarn los recursos pblicos con austeridad y evitarn actuaciones que puedan menoscabar la dignidad con que ha de ejercerse el cargo pblico.

6. Se rechazar cualquier regalo, favor o servicio en condiciones ventajosas que vaya ms all de los usos habituales, sociales y de cortesa o prstamos u otras prestaciones econmicas que puedan condicionar el desempeo de sus funciones, sin perjuicio de lo establecido en el Cdigo Penal.

En el caso de obsequios de mayor significacin de carcter institucional se incorporarn al patrimonio de la Comunidad Foral, en los trminos previstos en las leyes forales, y de acuerdo con lo que se determine reglamentariamente.

7. En el desempeo de sus funciones sern accesibles a todos los ciudadanos y extremarn la diligencia en contestar todos los escritos, solicitudes y reclamaciones que estos realicen.

8. Se abstendrn de realizar un uso impropio de los bienes y servicios que la Administracin de la Comunidad Foral pone a su disposicin por razn del cargo.

9. La proteccin del entorno cultural y de la diversidad lingstica inspirar las actuaciones de los responsables pblicos afectos por la presente Ley Foral en el ejercicio de sus competencias, as como la proteccin y mejora de la calidad del medio ambiente.

10. Garantizarn la constancia y permanencia de los documentos para su transmisin y entrega a sus posteriores responsables.

Artculo 4. Control del cumplimiento del Cdigo de Buen Gobierno.

1. Anualmente el Gobierno de Navarra conocer un informe elevado por el Consejero de Presidencia, Justicia e Interior, o quien en su caso corresponda, sobre los eventuales incumplimientos de los principios ticos y de conducta, con el fin de analizar los procedimientos y actuaciones que con arreglo a lo dispuesto en otras leyes forales reguladoras de la incompatibilidad del Gobierno y sus altos cargos pudieran incoarse.

2. En el caso de las Entidades Locales, se establecern, en el mbito de las competencias de las mismas, las condiciones en las que se haya de velar por el cumplimiento de los principios regulados en la presente Ley Foral.

Disposicin Derogatoria nica

Quedan derogadas cuantas disposiciones legales o reglamentarias se opongan a lo establecido en la presente Ley Foral.

Disposicin Final nica

La presente Ley Foral entrar en vigor desde el momento mismo de su publicacin en el Boletn Oficial de Navarra.

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web